El presidente norteamericano lo anunció este miércoles, por el avance de la enfermedad a nivel global. La restricción no aplicará a Reino Unido.

El presidente Donald Trump anunció en la noche de este miércoles la suspensión de todos los viajes procedentes de Europa por los próximos 30 días, excepto aquellos desde el Reino Unido, como prevención y control del nuevo coronavirus en Estados Unidos, donde hay 33 muertes y más de 1.100 casos de la enfermedad.

«Vamos a suspender todos los viajes desde Europa a Estados Unidos, excepto desde el Reino Unido, durante los próximos 30 días», anunció Trump en un discurso desde el Despacho Oval de la Casa Blanca.

La medida entrará en vigor «la medianoche del viernes», agregó, y aseguró que las restricciones «se ajustarán según las condiciones» que surjan.

Trump justificó la decisión para «evitar que nuevos casos entren» a Estados Unidos, aunque, agregó, que habrá «ciertas excepciones para ciertos ciudadanos americanos» que se hayan «sometido a las evaluaciones apropiadas».

«Estas prohibiciones no sólo se aplicarán a la tremenda cantidad de comercio y cargas, sino a varias otras cosas a medida que obtengamos la aprobación», añadió.

«Cualquier cosa que venga de Europa a Estados Unidos es lo que estamos discutiendo», concluyó.

Decisiones contradictorias

Los analistas coinciden en que a Trump le falta comprensión básica de lo que está pasando (le echa la culpa a los demócratas, minimiza la situación, etc.) y critican que la confusión es mayor que lo que está sucediendo.

Afirman, a su vez, que las medidas han creado una disrupción masiva y pánico en los inversionistas.

En primer lugar, cuestionan que el mandatario no consultó con los aliados norteamericanos en Europa ni expertos de la industria de viajes y aviación, industria que emplea a 15,7 millones de personas en los Estados Unidos y que, en marzo del año pasado, movilizo hacia ese país 850 millones de visitantes europeos que dejaron 3,4 billones de dólares, sólo en ese mes.

Si bien en un primero momento Trump dijo que se cancelaban vuelos de 26 países, los analistas no comprenden, por ejemplo, por qué los vuelos de Inglaterra si pueden ingresar a los Estados Unidos.

Después tuiteó que estarían exceptuados de la medida los residentes y ciudadanos norteamericanos, pero que al entrar al país deberían estar en cuarentena.

Otro punto que los expertos cuestionan, es que el mandatario no canceló los vuelos que van hacia Europa y no ha explicado las medidas del Gobierno norteamericano ante la posibilidad de colapso del sistema de salud.

Entre tanto, la Guardia Nacional Norteamericana continúa con su tarea de evitar que las personas hagan uso del transporte público, principal medio de transporte en varios estados de ese país.

El número de personas contagiadas en varios estados ya asciende a mil. Se cancelaron todos los juegos de la NBA, espectáculos públicos, programas de televisión con audiencia en vivo y el gran desfile de San Patricio que, año a año, reúne unos dos millones de personas en la 5ª Avenida.